PARA QUE NADIE SE LLAME A ENGAÑO....

PARA QUE NADIE SE LLAME A ENGAÑO....
BRUJAS. ESAS MUJERES SABIAS EN FÍSICA, QUÍMICA, MEDICINA... QUE EL FANATISMO RELIGIOSO EXTERMINÓ

Archivo del blog

domingo, 13 de junio de 2010

PERIODISMO DE INVESTIGACIÓN, UN BIEN ESCASO EN ESPAÑA

Lydia Cacho es un gran, gran, periodista. Perseguida, humillada y con su vida en constante peligro. En España este periodismo de investigación, de compromiso cotidiano con la gente que sufre injusticias, que es ciudadana de segunda categoría, es un bien escaso. En este Estado de paises que es España, casi todo el periodismo que se practica es de entretenimiento y de mucha basura. 

Hay algunas muestras de periodismo serio como el que practican muchas mujeres feministas, mujeres comprometidas como: 
Maricel Chavarria y sus grandes artículos de denuncia de la prostitución, Montse Boix y su estupendo periódico feminista MUJERES EN REDy tantas otras encuadradas en Agencias de Noticias comprometidas y activistas como AMECO PRESS que cada día lanzan al mundo todas aquellas noticias que no siempre salen en los medios o si salen ocupan poco lugar, periodistas encuadradas en asociaciones como la ADPC impulsora de la revista DonesDigital y de los Premios de Comunicación No Sexista y tantas y muchos que se encuadran en redes internacionales de periodismo con visión de género, que practican un periodismo no sexista. Y tantas otras como Carmen Castro y su singenerodedudas, Júlia López y su Món Comunicació/ y la Tona Gusi  con la Red Mediterránea de Mujeres Periodistas
Cada vez más hombres periodistas muestran un periodismo de entretenimiento comprometido, que a través de la ironía inducen a la gente a pensar, a cuestionar como el gran Wyoming y su cebo a Intereconomia, como Miquel Molina de La Vanguardia que ha escrito artículos muy certeros sobre la prostitución y sobre el machismo de nuestra sociedad.
Lydia Cacho y su libro Esclavas del Poder. En este nuevo libro, ella, conocedora de muchos casos, sigue una linea de investigación que le conduce hasta las mafias de tratantes, busca los nombres y cargos de los servidores públicos que los encubren y protegen. Es un mapa global de la trata de mujeres. Ella sigue la cadena alimenticia de  la esclavitud del Siglo XXI, recorre México EEUU, España, Inglaterra, Kyrgystan, Turkmenistán, India, Camboya, Tailandia y Japón.  

Lydia dice:  el periodismo debe ocuparse de comprender los fenómenos de las redes globales que funcionan desde lo local hasta lo internacional. Los problemas son globales y las soluciones también.

1 comentario:

raztez dijo...

la libertad de prensa es falacia, siempre hay intereses que hacen muy difícil que los periodistas con ética prosperen
saludos