PARA QUE NADIE SE LLAME A ENGAÑO....

PARA QUE NADIE SE LLAME A ENGAÑO....
BRUJAS. ESAS MUJERES SABIAS EN FÍSICA, QUÍMICA, MEDICINA... QUE EL FANATISMO RELIGIOSO EXTERMINÓ

Archivo del blog

lunes, 29 de agosto de 2011

NIÑAS CON LENCERIA FINA Y EMPUTECIDAS POR VOGUE


Y estos padres y madres que las hacen trabajar y quienes las miran pensando que refinada que es nuestra sociedad occidental hablarán luego y se quejarán del trafico de mujeres y niñas y de la explotación sexual como si eso ocurriera a miles de kilómetros de sus vidas.
¿No se dan cuenta de que están  convirtiendo a las víctimas de la pederastia en objetos de consumo legal con esos concursos donde las criaturas son obligadas a imitar a artistas en edad adulta o con los famosos y terribles concursos de belleza infantil de EEUU y barbaridades similares?
Y por si todo esto fuera poco las mentes perversas nos están obsequiando a lo largo de este año con perversidades refinadas como las niñas emputecidas por Vogue   o, por si no había bastante ahora una firma francesa, claro, lanza una linea de lencería sexy para niñas entre 4 y 10 años ¡si habéis leído bien entre 4 y 10 años! No me extraña que se produzca esto en Francia donde al acoso sexual lo llaman seducción. 
La utilización de las criaturas por esta sociedad de doble moral la podemos ver cada día y no hablaré de la pederastia en la iglesia católica, simplemente de la utilización burda de la gente menor de edad y de las mujeres que son capaces de llevar a cabo, incluso en una manifestación tal como puso en evidencia Shangay Lily  y como denuncia esta estupenda caricatura 
Además de protestar contra las empresas que utilizan a menores en el tercer mundo, ¿que tal si nos vemos la viga en el ojo y se empieza a protestar por la utilización de los menores en nuestra sociedad y de las niñas en particular convirtiéndolas en objeto de deseo?

1 comentario:

Mariela Betania dijo...

Las sociedades crean sus propios monstruos. La pedofilia no sale de la nada, si mostramos nenas "sexys" y provocadoras se insita a la sexualización de alguien que todavía no puede vivir una sexualidad madura y mostrandolo como vos decis como objeto de deseo.