PARA QUE NADIE SE LLAME A ENGAÑO....

PARA QUE NADIE SE LLAME A ENGAÑO....
BRUJAS. ESAS MUJERES SABIAS EN FÍSICA, QUÍMICA, MEDICINA... QUE EL FANATISMO RELIGIOSO EXTERMINÓ

Archivo del blog

jueves, 11 de junio de 2009

ÉTICA Y GÉNERO: IGUALDAD EN LAS REDACCIONES DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN

Aquí os dejo esta declaración de la que espero tomen buena nota toda la morralla sexista que anda por las redacciones y el empresariado, sobre todo para que dejen de "machacar" con la crisis.
Una crisis que sirve de excusa para que la paguen las personas que trabajan y que se ceba, también como siempre, en las mujeres. BRfgggg!!!! si desenfúndo la Katana se van a enterar....

Declaración de Bruselas

Las 60 personas participantes de 45 países de todo el mundo que asistimos a la Conferencia organizada por la Federación Internacional de Periodistas sobre el tema Ética y género: igualdad en el periodismo, celebrada en Bruselas los días 30 y 31 de mayo de 2009,

Considerando

  • Los convenios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en materia de igualdad de trato entre hombres y mujeres.
  • La Declaración de la Federación Internacional de Periodistas (FIP) del año 1993 sobre la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, que se adoptó en Harare.
  • La resolución y el plan de acción adoptados por el Congreso de la FIP celebrado en Seúl en 2001, así como la resolución sobre los derechos de género adoptada por el Congreso Mundial de la FIP celebrado en Atenas en 2004.

Creyendo

que es fundamental respetar firmemente los principios de la información ética para luchar contra los estereotipos de género y para combatir las conductas agresivas, el acoso y la desigualdad en la promoción, la formación y la retribución, así como para defender la dignidad en nuestro trabajo como periodistas y profesionales de los medios de comunicación.

Observando

que en este momento, la crisis económica mundial, en la mayor parte de los casos, afecta en mayor medida a las mujeres que a los hombres.

Insistiendo

en que toda persona trabajadora de los medios de comunicación, periodistas y sindicalistas deben trabajar en unión para promover el periodismo ético, respetar los derechos y la dignidad de todas las mujeres y garantizar que las imágenes de la mujer en los medios de comunicación y en la sociedad reflejan la necesidad de acabar con todo tipo de discriminación en la vida social, económica, política y cultural. Por todo ello, de manera inequívoca:

Condenamos

todas las formas de violencia, de acoso sexual y de intimidación en nuestra profesión, y declaramos nuestra intención de aumentar nuestros esfuerzos a fin de eliminar todas esas amenazas, de modo que las mujeres puedan trabajar en el periodismo en igualdad de condiciones de protección y seguridad que sus compañeros del género masculino.

La Conferencia acuerda instar a que estas cuestiones formen parte esencial de las actividades principales de los sindicatos y se pongan de relieve por medio de la formación sobre asuntos relacionados con la igualdad de derechos y de género. ( ¡a ver si también toman buena nota antes de que les saque mis uñas!...)





En África, hombres y mujeres periodistas luchan por promover la igualdad de género, no sólo dentro de los medios de comunicación sino también en toda la sociedad. Quienes participan exigen que se promueva la solidaridad con todas las mujeres en el periodismo e instan a los sindicatos a que emprendan nuevas acciones para tener en cuenta las necesidades de las mujeres profesionales de los medios de comunicación y para promover contenidos de los medios más respetuosos con los asuntos de género.
En Asia, donde luchan por la seguridad en el empleo y por la igualdad de género en el periodismo, se comprometen a: 1) promover programas y sistemas de formación para los sindicatos sobre asuntos de género cuyo objetivo sea el lugar de trabajo y en los que participen periodistas, redactores jefe y la propiedad de los medios de comunicación; 2) desarrollar campañas sobre seguridad en el empleo organizadas por los sindicatos para profesionales del periodismo; 3) apoyar la formación en materia de seguridad para quienes desarrollen sus actividades en zonas conflictivas; y 4) organizar reuniones anuales sobre igualdad de género con la gente afiliada de la FIP en Asia.
En América Latina, tratan por todos los medios de defender los derechos universales de la mujer a tenor de los principios de la Declaración de Buenos Aires de 30 de agosto de 2008. Instan a la FIP, a través de su oficina regional, a que lleve a cabo un estudio sobre la situación socio-económica de las mujeres trabajadoras y exhortan a la Federación regional a que nombre un/una Secretario/a de Asuntos de Género que apoye y trabaje con todos los sindicatos de la región a fin de establecer acciones concretas destinadas a reforzar los asuntos relacionados con el género y a promover el liderazgo de las mujeres.
En Europa, la Conferencia observa como se lucha por atenuar los efectos de la crisis financiera frente a cambios de gran alcance que implican la convergencia de diferentes plataformas de medios de comunicación. Los actuales problemas sufridos por las mujeres están agravándose a medida que las empresas utilizan la excusa de las dificultades económicas para aprovecharse aún más de la ya vulnerable posición de las mujeres periodistas.

En Oriente Medio, la Conferencia observa como luchan contra la discriminación y los efectos de las barreras que impiden a las mujeres acceder a puestos directivos y a su desarrollo profesional en el periodismo. La Conferencia insiste en que la FIP y su Consejo para la Igualdad entre Hombres y Mujeres deben animar a las direcciones sindicales a establecer estructuras de género en los sindicatos que carezcan de ellas y a hacer que todos los afiliados animen a las mujeres a asumir más responsabilidades en la dirección. Es especialmente necesario luchar contra la violación de los derechos de quienes ejercen el periodismo en zonas de conflicto como Palestina e Iraq, en las que son objeto de ataques por parte de todos los grupos políticos implicados. Es preciso que haya libertad de movimiento y libertad para trabajar sin trabas en el periodismo.